Etiquetas envolventes

Contacte con un especialista Videojet

Venta de equipos / Solicitud de presupuestos:
+34 911984405

Asistencia técnica:
902 12 14 92

Att. al cliente/Admón./Logística/Venta consumibles
91 383 12 72

×

Póngase en contacto con nosotros

Las etiquetas envolventes son etiquetas flexibles que se aplican de forma que rodean por completo el perímetro de un envase. Estas etiquetas están preimpresas y se suelen aplicar en una línea de producción tras los procesos de llenado y tapado. Se utilizan casi exclusivamente con los envases redondos, incluidas las botellas y tarros tanto grandes como individuales. A veces también se aplican a envases que suelen estar diseñados específicamente para ello, con zonas planas designadas que permiten que las etiquetas se asienten de manera uniforme en la superficie.

Las etiquetas envolventes se pueden adherir directamente a la superficie del envase, o se pueden sellar en la costura creada cuando se completa la envoltura durante la aplicación para producir una etiqueta final suelta pero bien sujeta. Las etiquetas envolventes adheridas se utilizan más a menudo con las botellas de productos de limpieza domésticos, como la lejía; las etiquetas envolventes sueltas se encuentran con mayor frecuencia en las botellas de refrescos y agua. Cuando se usa el formato de sujeción suelta, los envases suelen estar diseñados con crestas alrededor de la zona de la etiqueta que ayudan a evitar que la etiqueta acabada se desplace en el envase.

Las etiquetas envolventes, al extenderse por todo el perímetro del envase, ofrecen a los propietarios de las marcas un amplio espacio para la marca de sus productos, lo que les permite incluir imágenes visuales gráficas y palabras. Esto hace que sean populares para su uso con productos sensibles a la marca, desde refrescos hasta leche y otras bebidas de consumo.

Cuando las etiquetas envolventes se marcan con códigos de producción o normativos y fechas de caducidad, estas marcas se suelen aplicar mediante sistemas de inyección de tinta continua (CIJ) o de marcado por láser tras la aplicación de la etiqueta.

El uso más común de la etiqueta envolvente de formato suelto es en las botellas grandes y en las de una sola porción de agua potable y refrescos. Esto hace que el envasado de estas bebidas tan sensibles al precio sea económico, ya que el propietario de la marca puede usar una botella estándar para todas las variedades de una bebida, confiando en que la etiqueta lleve toda la información requerida y la marca. Las etiquetas en sí mismas también benefician a los envasadores porque son muy rentables, ya que utilizan la impresión en un film de plástico de baja calidad y una cantidad limitada de adhesivo en la costura. Los productos de marca más exclusivos también utilizan etiquetas envolventes para aprovechar la gran superficie para la marca, al tiempo que se benefician de la ventaja de crear una marca distintiva en envases de bajo coste.